#DaríoSanz - Renovables sí, pero no así

Concentración el pasado 17 de diciembre en Alcorisa para rechazar los macroproyectos eólicos en el municipio. Foto: Tomás Montero Sánchez

Renovables sí, pero no así


Desde la Unión Comarcal de Andorra de CCOO hemos mostrado públicamente nuestro total apoyo a la Plataforma en Defensa de los Paisajes de Teruel y la concentración convocada por la misma el pasado día 17 de diciembre en Alcorisa, ante lo que a juicio de nuestra organización territorial es ya claramente un despropósito especulativo y financiero, en relación a la instalación de centrales eólicas y/o fotovoltaicas en muchos de nuestros pueblos. 

En este caso concreto son los vecinos y vecinas de Alcorisa y pueblos colindantes los que se despiertan cada mañana con el temor de ser conocedores de un nuevo proyecto de instalación de aerogeneradores. Ya son 36 unidades de 200 metros de altura, además de sus líneas de evacuación y las SET asociadas a las mismas. Aunque es muy fácil que esta información ya este desactualizada cuando se publique, ya que se especula con la posibilidad de otros dos proyectos que sumarian otra quincena a las anteriores.

La falta de información pública por parte de las empresas instaladoras hacía los vecinos y vecinas de los diferentes consistorios; más la falta de poder de decisión por parte de los titulares de los terrenos públicos o privados al ser declarados estos proyectos como de utilidad pública e interés general por la DGA; sumados a las afecciones paisajísticas, ecológicas y sociales que van a sufrir nuestros pueblos; junto a la escasa o nula creación de empleo estable y de calidad que generan este tipo de instalaciones eólicas y el “dumping fiscal” que realiza el sector eléctrico entre Comunidades Autónomas, generan un modelo de transición energética que, ni ha sido justa para los y las extrabajadoras de la Central Térmica, ni lo va a ser para los pueblos y sus habitantes. Así pues, sin sorpresa alguna en lo que concierne a nuestra Unión Comarcal se reproduce un escenario que ya hemos denunciado y dejábamos entrever en diferentes artículos de prensa y declaraciones públicas.

Estamos ante una de las ramificaciones del proceso de “transición justa”. Proceso que sigue en este y otros aspectos, como el laboral, muy alejado de la búsqueda del interés general que se le presupone a una reconversión de uno de los sectores estratégicos más importantes para cualquier país como es la producción de energía. Desde diversos frentes se tilda a esta transición de oportunidad para el desarrollo social, medioambiental y económico de nuestros pueblos, sobre todo por la gran cantidad de fondos que vienen asociados al mismo, los cuales son una perita en dulce para los que pretenden hacer un ejercicio de especulación financiera con las energía renovables. Si estos fondos fuesen utilizados de forma coherente, racional y planificada por y para lo público, desde una visión económica lejana al beneficio e intereses privados y cercana al colectivo, sí que podrían ser esa oportunidad que necesita no solo parte de la España vaciada, sino el conjunto del tejido productivo e industrial de nuestro país. Por desgracia la gran mayoría de partidos políticos y gobernantes al cargo de las diferentes administraciones no tienen “plan B” y están dispuestos a morir matando con el “plan A” (el plan de las compañías eléctricas y fondos de especulación varios) aún a costa de hacer oídos sordos ante la opinión de sus asambleas locales, poniendo en práctica este nuevo modo de hacer política conocido como ser gobierno y oposición, es decir “en mi pueblo estoy en contra de esta barbarie pero desde la DGA o el Gobierno Central mi partido da todas las facilidades para cometer la misma, pues no sabemos de otra forma de generar movimiento en los próximos cuatro años”. El plan del pan para hoy y el hambre para mañana como única salida al cortoplacismo y falta de recursos propios e intelectuales de gran parte del escenario político que nos rodea, ante el miedo o incapacidad de hacer políticas diferentes a las ya fracasadas con otros fondos públicos como el MINER o el FITE.

Desde CCOO creemos que es el momento de unificar luchas y crear lazos entre organizaciones sensibles a este proceso, Ayuntamientos, los afectados/as a nivel particular por todo este despropósito y el conjunto de la clase trabajadora para organizar una respuesta contundente y sostenida en el tiempo que esté a la altura de la agresión e indefensión a la que estamos siendo sometidos. Ni por previsible, ni por hartazgo de repetirnos vamos a reblar en la denuncia de lo que hasta el momento es la crónica anunciada de un fracaso. Vamos a dar la batalla por un modelo de producción de energía de titularidad pública que nos ayude de verdad a impulsar la reindustrialización de nuestros pueblos, crear empleo de calidad, un futuro mejor para todas y asegurar la energía como un bien del conjunto de la sociedad y no solo de unos pocos.

¡Renovables SÍ pero NO así!■

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario