#InésRamón - Sobre pérdidas y hallazgos

Alumnos de la Asociación Las Cañas

Sobre pérdidas y hallazgos


Perder la llave de casa, cuando una vive sola y acaba de cambiar la cerradura y aún nadie tiene copias, puede ser una situación de gran angustia. Me sucedió, cuando acababa de mudarme, en uno de mis habituales paseos por el rio Guadalope. La belleza del entorno, el ver, de pronto, a una antigua compañera de aventuras literarias, la ocasión para el reencuentro amable, la súbita alegría, hicieron que mis manos se abrieran desde dentro y se olvidaran de aquello que debían resguardar.

Ya de regreso, ante la impasible puerta cerrada, me di cuenta de la dimensión de ese descuido: ahí adentro, del otro lado, estaba el libro que acababa de empezar a leer, el café caliente de la mañana, los instantes azules de la creación. Y esa pérdida, de pronto, fue todas las pérdidas, todos los descuidos, todas las puertas cerradas. Estar del otro lado por haber desatendido aquello que me permitía alcanzar no sólo lo que deseaba, sino lo que me pertenecía.

Y aunque los objetos perdidos duelen, duele mucho más lo que no se ve y no nos damos cuenta: el tiempo, por ejemplo, los sueños, las ilusiones, las capacidades que no desarrollamos, el potencial que cada uno atesora, cosas que dejamos, muchas veces distraídamente al borde del camino, convertidos en dorados estigmas que nos miran de lejos, desgajados de nosotros y de lo que podríamos haber sido.

Finalmente, esa mañana desanduve los pasos y pude encontrar las llaves de mi casa, pero también una eficaz reflexión donde germinaba y renacía la conciencia de las cosas por hacer, el zumbido ondulante de lo posible, el llamado repentino y magnífico de lo realizable.

Inevitablemente, esta reflexión me llevó a considerar a quienes caminan contra el viento, derribando a su paso barrotes de humo, sin claudicar jamás, creando, inventando nuevos horizontes, alcanzando y acariciando nuevos retos: los alumnos del Taller de Poesía de la Asociación Las Cañas, quienes están a punto de publicar El Libro de los sueños ll, su segundo libro de poemas. Para mí sigue siendo un enorme privilegio dictar este Taller de Poesía, esta aventura de superación en la que las palpitaciones de la intuición y los ecos íntimos de sus propias vivencias, plasmadas en los textos, me siguen enseñando tanto.

Porque con ellos he comprobado, una vez más, que la poesía es la forma más intensa y más humana de hallarse en la vida, de vernos a nosotros mismos, ya no en nuestras limitaciones, sino en nuestras posibilidades, que trascienden límites y rozan lo infinito.■

Inés Ramón Campodónico
Poeta
vikdieciocho@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario