#cyc81Editorial - La solución está más cerca de lo que pensamos...


La solución está más cerca de lo que pensamos...


El siglo XXI nos plantea retos que aunque ya se vislumbraban a finales del siglo pasado, es en la actualidad cuando ya no es posible obviarlos ni dejarlos olvidados en el cajón como ha sucedido hasta ahora.

El cambio climático, las crónicas oleadas de inmigración tanto por motivos económicos como causadas por guerras en los países de origen, los desequilibrios demográficos territoriales, la desertificación y la sobreexplotación de los recursos naturales, etc., todos ellos son factores que ponen en peligro nuestra existencia en el planeta tal y como hoy la conocemos.

A veces pensamos que la solución vendrá mediante avances tecnológicos que solucionarán los desastres medioambientales que estamos generando. Sin embargo esos avances están muy lejos de ser una realidad, mientras que en nuestro día a día las noticias sobre los efectos del cambio climático son cada vez más frecuentes. Y no pensemos que los cambios medioambientales no van a tener influencia en los sociales, porque sí que lo van a tener y ya lo están teniendo, tanto por la presión migratoria que generan la progresiva degradación de los suelos ligada a la desertificación y la sobreexplotación agropecuaria, así como por la lucha de recursos básicos como el agua que generará problemas sociales al convertirla en un bien de mercado en vez de un derecho humano.

Ante semejantes retos que nos abruman y hacen entrar en un cierto pesimismo y zozobra se nos abren ventanas de oportunidad y soluciones sencillas que quizás al tenerlas delante de nosotros no valoramos en su justa medida, ni damos la importancia que se merecen. Y nos estamos refiriendo a la multitud de proyectos e iniciativas que salpican el mundo rural, aquel donde dicen que no pasa nada, y que sin embargo dan soluciones apabullantes a retos como el cambio climático, la escasez de recursos naturales básicos o la sobreexplotación agropecuaria.

Y se preguntarán qué proyectos son estos. Pues son aquellos que apuestan por la ganadería extensiva, la agroecología, el consumo de cercanía, la generación de energía renovable y sostenible, la manufacturación de las materias primas donde se producen, etc.

Y detrás de todo esto se vislumbra la batalla por la hegemonía cultural que lo rural debe ganar a lo urbano para que haya esperanza en un futuro lo más humano posible.■

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario