#JesúsGan - Reinventarse en tiempos de crisis

Jesús Gan. Ciudadanos Alcañiz

 “Reinventarse” en las circunstancias que estamos viviendo, es un tópico que llevamos escuchando desde hace más de seis meses, prácticamente desde que se desató la crisis sanitaria y nos metió a todos en un lío del que cuesta levantar cabeza. 

El difícil arte de reinventarse, como algunos lo denominan, no es nuevo. Ya en el siglo XIX el científico Charles Darwin dio cuenta de ello en su Teoría de la Evolución, citando “No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, y tampoco es la más inteligente, es aquella que mejor se adapta al cambio”.

Precisamente esa adaptación a los cambios es lo que más nos está costando superar, ya que una buena parte de las reinvenciones nos vienen marcadas por lo estipulado en la normativa creada para la ocasión, bien sea por el gobierno central o por los gobiernos autonómicos.

Cuando los cambios vienen impuestos por los dirigentes, la adaptación es infinitamente más difícil porque no es a decisión propia, y depende del acierto que tengan quienes toman las decisiones. Se dice que nunca “llueve a gusto de todos”, pero hay que intentar que las decisiones encajen en la mayoría.

Aún teniendo en cuenta la dificultad que tiene el asunto, la sensación que se percibe no es alentadora puesto que en el tema sanitario estamos progresivamente empeorando, y en el resto de las decisiones que afectan se aprecia mucha incertidumbre y se observa mucha improvisación.

Lejos de tener un criterio claro, e ir dando pasos con seguridad, estamos cada día más distanciados de tener el control de la situación, y no solo me refiero al tema sanitario.

La crisis se está convirtiendo en una batalla política y no sanitaria, y si el Sr. Darwin nos tuviera que dar su opinión, a buen seguro nos diría que no estamos evolucionando, porque nuestros líderes no tienen presente la necesidad de adaptación al cambio, sino que solo tienen presente su objetivo de querer ser los más fuertes y los más inteligentes.

Quizás se tendría que comenzar por primero “reinventarse” los propios gobiernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario