#JoséMiguelCelma - Año de nieves o año bisiesto

José Miguel Celma - Concejal Ayto. Torrecilla de Alcañiz; Portavoz PP Comarca Bajo Aragón
Saben bien los lectores de esta publicación que me gusta aludir reiteradamente al refranero popular, del que siempre podemos encontrar valiosas citas. A través de la sabiduría del pueblo, heredada de generación en generación y contrastada con el paso de los años, podemos hacer referencia a lo que será nuestro futuro más próximo. Sin bolas de cristal, vamos a hablar del 2020.
Para definir este año podríamos hacerlo de cualquiera de las dos formas que recoge nuestro título. El primero quedó sobradamente demostrado con los efectos del temporal Gloria y, a pesar de los daños que causó, nada hacía sospechar que la parte negativa fuera a ser la más acertada en nuestra predicción anual.

Cuando haya transcurrido cierto tiempo y echemos la mirada al pasado, el 2020 será un año recordado y muy buscado en las hemerotecas. Lo dice todo aquel que tiene el placer de vivir en el Bajo Aragón y muy especialmente este servidor público, que se considera a sí mismo como “concejalillo de pueblo”. No habrá fiestas, los bares han cerrado por espacio de meses, las piscinas veremos si pueden abrir, no sabemos si los turistas visitarán nuestros pueblos y el Gran Premio de Moto GP hoy pende de un hilo. Esperemos que se pueda remediar.

Es un año con todo pero sin nada. Con calles, pero sin paseantes que las recorran; con coches, pero con unas carreteras vacías; con parques, aunque sin niños jugando en ellos; con escuelas, eso sí con las aulas cerradas a cal y canto; con tiendas, pero sin dependientes o con muchos menos de los que había; o con Semana Santa y a ritmo de tambor y bombo, desde nuestros balcones y sin procesiones. Un 2020 con ventanas con dibujos de arcoíris y con una máxima en la cabeza de todos: #quédateencasa.

La parte positiva, que también existe, ha quedado también muy clara. Tenemos los mejores sanitarios posibles, entregados ante una adversidad mayúscula y con medidas de protección dudosas, trabajando hasta la extenuación por el bien de los ciudadanos y sin pensar en su propia salud. Las tiendas del medio rural han dejado ver la importancia que tienen como servicio público. La solidaridad vecinal ha encontrado multitud de muestras en estas semanas y en gran parte de los municipios, que muchos han conocido a través de las nuevas herramientas digitales.

Y, haciendo bueno también el refrán del título, esperemos que sea año de bienes en nuestra agricultura. La cosecha del cereal se avecina muy positiva. Confiemos en que la climatología no lo impida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario