#JesúsGan - El muro

Jesús Gan. Ciudadanos Alcañiz.


El muro


Recientemente se han publicado noticias y comentarios en redes sociales sobre los inicios de redacción de un Plan de restauración integral de La Estanca de Alcañiz, en la que se puedan ordenar y acondicionar los espacios para la práctica y disfrute de las muy diversas actividades que puede recoger este singular espacio natural.

Perfecto, pero esto no es nuevo. Se lleva demandando desde hace muchos años, pero la administración de la que dependen las actuaciones en La Estanca, Confederación Hidrográfica del Ebro, nunca encuentra el momento adecuado para ponerse con la actuación.

Daremos un voto de confianza a la gestión realizada por nuestro concejal de Deportes, Kiko Lahoz, que junto con nuestro alcalde, realizaron las gestiones oportunas por petición de la Sociedad Deportiva de Pesca de Alcañiz, de la cual soy miembro, y nos mantendremos expectantes para ver la continuidad de las gestiones prometidas.

Digo esto desde la desconfianza, y espero equivocarme, porque tramitar cualquier asunto con la mencionada administración es lo más parecido a chocar con un “muro”, ya que posiblemente estemos hablando de una de las administraciones más herméticas y poco transparentes con que contamos.

Alcañiz tiene varias cuentas pendientes con Confederación, y todas ellas se encuentran sumidas en un profundo letargo, muy característico de esta administración, sin solución a la vista, y sin concretar nunca nada.

Para hacernos una idea, existe una reclamación para el arreglo del firme del acceso al coto deportivo de La Badina, aproximadamente en el kilómetro 4 de la carretera de acceso a la Presa del Civan, de la que se han formalizado solicitudes para su reparación desde hace más de diez años, y seguimos igual, volvemos al “muro”.

Recientemente he sido participe sobre este asunto desde la Sociedad Deportiva de Pesca de Alcañiz que, en la última consulta realizada por esta entidad y recibida por escrito, nos han comunicado que se tiene en cuenta la reparación, pero que todavía no hay asignación presupuestaria, lo cual quiere decir que sigue sin haber nada previsto.

Un buen amigo me dice que es el “juego de la política”, en el que te prometen que se hará, y al final nunca se hace nada… y yo digo, que malditas reglas las de este juego que acaba con la paciencia de propios y extraños.

El estado de este tramo de carretera es tan lamentable, que no hay palabras para describirlo, y perjudica tanto a las actividades de la zona y a los usuarios de las fincas que es casi imposible de entender que, en un “calentón”, todavía no se haya tramitado alguna denuncia.

En fin, con esta experiencia adquirida, seguiremos expectantes sobre lo prometido, pero llegará un momento en que se acabará la paciencia de alguien, y se pondrá en pie de guerra frente a la falta de ética en determinadas actuaciones de la administración.■

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario