Malos vientos para Teruel

Pepe Portolés - Beceite
abril 2021 ACTUALIDAD | ENERGÍAS RENOVABLES | BURBUJA EÓLICA | PAISAJES DE TERUEL


Recreación de unos aerogeneradores en un pueblo abandonado de Teruel. Foto: Uge Fuertes

Malos vientos para Teruel


Por si nos faltaban motivos para odiar al cierzo, a su potencial desertizador se le suma ahora otro más peligroso, si cabe: el especulativo. Varias comercializadoras de energía y fondos de inversión internacionales se han percatado de que el azote de los vendavales norteños frecuentes en el valle del Ebro y sierras turolenses puede ser la ‘excusa’ perfecta para trufar de molinos, aspas y torres de distribución de alta tensión un territorio cuya despoblación les viene que ni pintada para sus planes expansivos. Somos pocos, lo que limita nuestra capacidad de oposición –cuando no la suprime por completo-, y las historias de ‘desembarcos’ similares por tierras poco pobladas de todo el mundo muestran que se compra fácilmente con un puñado de plata a gentes y municipios que se agarrarían a un clavo ardiendo para garantizar su supervivencia; además, a favor de los presuntos salvadores, en esta estrategia les funcionan de maravilla tácticas del tipo ‘divide y vencerás’.

Al calor de las políticas de promoción de las energías renovables sustitutas de fuentes fósiles finitas, se pretende implantar en varias de las comarcas y municipios turolenses, especialmente en muchos de los menos poblados, un modelo de desarrollo territorial basado en la producción de unos 3.000 Megavatios, en mayor medida de origen eólico, y también, en segundo lugar, fotovoltaico, esto es, solar. Las empresas Forestalia, Samca, Galaxy, Endesa, Cobra, Energías Renovables de Teruel o Renomar, junto a otras con menores aportaciones, proyectan invertir 2.400 millones de euros en 42 municipios –la suma de cuyos términos municipales ocupa el 18% de la provincia de Teruel-, con la bendición y los -por su presunta contribución a fijar riqueza y población en territorios escasamente poblados- del Gobierno de Aragón presidido por Javier Lambán.


La sostenibilidad como excusa

En principio, el tema parece medioambientalmente atractivo: potenciar y favorecer la producción de energía ´limpia’ a partir de fuentes renovables en detrimento de las finitas y generadoras de gases de efecto invernadero es una ecuación a la que pocos ecologismos se resistirían. Sin embargo, cuando vemos que algunos de los que se presentan como garantes de la supervivencia de nuestros pueblos ya están revendiendo a fondos de inversión internacionales sus participaciones en proyectos anteriores y bonificaciones futuras por reducción de derechos de emisión de CO2, empezamos a temer que no todo es tan prístino como lo presentan sus defensores y avaladores. Y si entramos en el detalle de los proyectos y su número y envergadura -profusamente explicados en medios de comunicación, redes sociales y otros canales gracias, principalmente al colectivo Plataforma a Favor de los Paisajes de Teruel-, resulta poco menos que aterrador ver que, de concretarse, dibujarían en gran parte de la provincia turolense –y muy especialmente en las sierras de Gúdar y el Maestrazgo- horizontes no ya de grandeza, sino de profusión de centenares de estructuras metálicas con sus casi infinitos cableados de distribución para abastecer energéticamente, principalmente, a grandes ciudades y áreas metropolitanas españolas o a otras zonas densamente pobladas como el litoral mediterráneo.

Algunos de los ‘parques’ –de parque en el sentido de espacio natural sólo tienen el nombre- eólicos y solares pensados para su implantación en la provincia de Teruel ya están construidos, y de éstos hay varios en funcionamiento. Su impacto paisajístico es más que evidente, pero se alejan de las dimensiones de los proyectados; en el caso de los eólicos, por ejemplo, las 16 plantas ya construidas tienen unos molinos de alturas considerables, unos 90 metros, mientras que muchos de los 81 anunciados en estas fechas –y en período de información pública- incluyen aerogeneradores que superan los 200 metros de altura, una envergadura que los haría visibles prácticamente desde cualquier punto de la geografía turolense y de provincias vecinas, por no hablar de la amenaza que supondrían para hábitats donde nidifican varias de nuestras más singulares, queridas y amenazadas especies de avifauna.


Defensores y detractores de la burbuja eólica

Como en casi todo en la vida, hay defensores y detractores de esta, podríamos llamarla, política de ‘tierra ventada’. Los primeros se han constituido en asociaciones participadas por los ayuntamientos donde se ubican los parques construidos o se ubicarán los previstos, en caso de realizarse, y apoyadas por sus empresas promotoras; se trata de las Asociaciones Majalinos Renovable –agrupa a 12 municipios, y entre sus promotores-fundadores figura el desde 2019 asesor de la Presidencia del Gobierno de Aragón Antonio Arrufat, expresidente de la Diputación de Teruel, exsenador, exdelegado del Gobierno de Aragón en Teruel…-, Viento Alto -11 municipios-, Mudéjar -9 municipios- y Altiplano –otros 9-. En cuanto a los detractores destaca, por su actividad opositora a los 81 proyectos eólicos previstos, la Plataforma a Favor de los Paisajes de Teruel.

Por lo que a presencia en internet de unas y otras se refiere, la transparencia o facilidad de acceso a información pública de las Asociaciones ‘defensoras’ es prácticamente nula y, en los buscadores, aparecen casi exclusivamente en noticias de medios de comunicación, siendo imposible localizar web alguna vinculada al nombre con el que figuran en éstas; por el contrario, navegando en el principal buscador de internet, al poner “plataforma a favor de” el primer resultado es el de “Plataforma a Favor de los Paisajes de Teruel”, con 143.000 referencias, las primeras de ellas vinculadas a las páginas de este colectivo en redes sociales y a su propio blog, https://plataformaafavordelospaisajesdeteruel.blogspot.com/ ; en éste, figura como portavoz de la Plataforma Javier Oquendo, educador ambiental y gerente de la Escuela de Actividades en la Naturaleza (EANA).

Otro de los indicadores útiles sobre la transparencia institucional de unas y otras podría darlo su inscripción o no en la Base de Datos de Asociaciones de Aragón (http://mov-brs-01.aragon.es/ASSOC/asociaciones.html ), donde figuran aquellas “que no tengan fin de lucro y que no estén sometidas a un régimen asociativo específico”. Dos de las Asociaciones defensoras de los macroparques eólicos están en la mencionada Base, la Asociación Viento Alto y la Asociación Altiplano Renovables, y especifican que sus fines temáticos son “defensa intereses”; cabría preguntarse por el carácter de estos intereses, porque de ser lucrativos su inclusión en la Base resultaría inapropiada y engañosa. También está en la Base la Plataforma, bajo el fin temático de “naturalista”.


La Plataforma en defensa de los paisajes de Teruel

Sobre su campaña opositora, la Plataforma tiene numerosas entradas en su blog https://plataformaafavordelospaisajesdeteruel.blogspot.com/. Resulta especialmente significativa la fechada el 2 de marzo pasado, cuyos título y subtítulo son más que elocuentes: “El territorio se rebela contra Forestalia” y “Las Sierras de Gúdar y del Maestrazgo serán un campo de cultivo de aerogeneradores y tendidos eléctricos, hipotecando toda alternativa de desarrollo sostenible en la provincia”. Con una redacción impecable, este artículo de recomendable y clarificadora lectura asegura que “el anuncio del Clúster Maestrazgo proyectado por Forestalia para instalar dos plantas fotovoltaicas en Puertomingalvo y Linares de Mora y 22 centrales eólicas en 8 pueblos del Maestrazgo y Gúdar-Javalambre ha provocado una gran reacción en la ciudadanía”. En la misma entrada, los portavoces de la Plataforma relatan que “la falta de transparencia y la envergadura del proyecto animan a la población a cuestionar el modelo de desarrollo que tanto los ediles municipales, los gobernantes regionales y las empresas como Forestalia están planteando para el territorio; la gente de los pueblos tiene algo que decir de la tierra donde vive, y tiene derecho a ser escuchada”.

En el marco de su campaña contra la masificación de parques eólicos en el Maestrazgo, la Plataforma ha puesto en marcha una recogida de firmas en change.org que el 24 de marzo llegaba ya a 4.000 adhesiones. En su exposición, dirige la petición al Ministerio para la Transición Ecológica, y la justifica con este argumentario: "La Comarca del Maestrazgo tiene como principal activo un rico patrimonio natural, que incluye el paisaje como uno de sus elementos más singulares. El paso de los siglos ha dejado su huella en elevadas muelas y en profundos barrancos y riberas. La energía eólica es necesaria en un momento de emergencia climática y de transición hacia un modelo con menores emisiones de CO2. Pero la apuesta puede ser por seguir manteniendo el monopolio de las grandes empresas que produzcan en espacios despoblados para alimentar a las grandes aglomeraciones o por consumos de proximidad y autorregulados. Pero no menos importantes son los paisajes para los habitantes de los pueblos pequeños, para sus actividades tradicionales y para las nuevas propuestas de desarrollo que vienen trabajando desde hace años. Además forman parte de la identidad de los pueblos y del patrimonio que deberán dejar a las futuras generaciones. Por eso pedimos que se respeten los lugares de especial valor paisajístico y natural, como es el caso del Maestrazgo y que se plantee una adecuada ordenación territorial que aborde la producción energética y la protección de los territorios. Por ello pedimos a las administraciones que rechacen los proyectos presentados y a los ciudadanos que tomemos conciencia de lo que puede suponer para el Maestrazgo esta avalancha de Parques eólicos.".■

No hay comentarios:

Publicar un comentario