#JoséMiguelCelma - Carta a los Reyes Magos

José Miguel Celma. Portavoz PP Bajo Aragón

Llegó la Navidad y, con ella, uno de los días más mágicos y esperados por todos: la noche de Reyes. Así que fue momento también de redactar la carta con mis deseos. Podría haber empezado por “queridos Reyes Magos...”. Así lo hacen la mayoría de las cartas a tan insignes personajes.

En esta misiva no pedí juguetes, colonias, unos calcetines o una cartera, que la tengo ya en las últimas. Gracias a Dios, eso lo tengo garantizado. En mis líneas a los Reyes de Oriente fui mucho más exigente e hice mío un refrán socarrón bajoaragonés: “para pedir no hay que ser desgraciado”.

Tocaba ser más exigente en mis peticiones. Y, por eso, comencé pidiendo diálogo y entendimiento para llegar a los acuerdos necesarios y para avanzar en democracia. Así lo reitero recurrentemente en el título de mis escritos en este medio de comunicación y nunca sobra reclamarlo.

Pedí recuperar el espíritu de la Transición, que algunos pretenden cargarse con la ayuda de aquellos que todavía no habían nacido, ni conocen la grandeza de ese período.

Exigí, que es algo más que reclamar, que la diferencia o la suerte de emplear más de un idioma no vaya en detrimento del oficial y del de todos. No desvistamos, por favor, un santo para vestir a otro.

Solicité respeto a las instituciones y entendimiento desde el conjunto. Que valoremos lo que nos une, aparquemos lo que nos separa y rechacemos lo que solo a unos pocos beneficia.

Reclamé respeto a nuestros símbolos, aquellos que la historia puso como emblema para juntarnos, no para separarnos.

Y para terminar, demandé para que no me tachen de pedigüeño, que se respete la Constitución, norma general del Estado. Pero que no se haga por imperativo legal, sino por el derecho de haber nacido en España. Esa Carta Magna que algunos quieren obviar para arrimar el ascua a su sardina con el fin de llevar a cabo tretas que, seguramente, rozan la inconstitucionalidad, abusando del poder ejecutivo para controlar el legislativo y el judicial en su propio beneficio y no en el de la mayoría.■

No hay comentarios:

Publicar un comentario