El periodismo deportivo muestra en Alcañiz su cara más amable y menos polémica

Ramón Mur - Periodista - belmonte.mur@gmail.com
octubre 2020 | II CURSO PERIODISMO ALCAÑIZ | PREMIO PILAR NARVIÓN | PALOMA DEL RIO

La periodista deportiva Paloma del Río recogiendo el I Premio Pilar Narvión

Alfredo Relaño, Javier Matallanas y Sebastián Álvaro, estrellas del segundo seminario alcañizano sobre profesionales de la información y medios de comunicación.

“El deporte ha conseguido una importancia social que no tenía antes”, afirmó en Alcañiz Alfredo Relaño, durante la jornada de apertura del segundo curso de periodismo, dedicado en esta edición a la información deportiva, de manera monográfica. Precisamente, por esa relevancia que el deporte tiene en la sociedad española, el alcalde Urquizu consiguió que fuera la secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano, la encargada de inaugurar el segundo curso sobre periodismo de Alcañiz. Ella dio trascendencia institucional y oficial al segundo curso organizado, como el primero, por la Universidad de Verano, el Ayuntamiento de Alcañiz y el Grupo de Comunicación La COMARCA.

En esta segunda edición se concedió el I Premio de Periodismo Pilar Narvión a Paloma del Río, una profesional de dilatada trayectoria en la información deportiva española. Fue Irene Lozano quien parafraseando a la inolvidable periodista alcañizana recordó que “el periodista es el último humanista de nuestro tiempo. Todavía nosotros estamos interesados por todo”. La máxima mandataria del deporte español, obligada a arbitrar en los constantes desencuentros entre la Liga de Fútbol Profesional/LFP de Javier Tebas y la Real Federación Española de Fútbol que preside Luis Rubiales, aseguró que el deporte debe ser “punta de la lanza en la España que emerja de esta crisis”. Para conseguir este reto, Lozano puso énfasis en la necesidad de que “todos los actores [del deporte] estén a la altura y, entre ellos, también los profesionales del periodismo”.

Al igual que el primer curso, la circunstancia de que también esta segunda edición consecutiva estuviera organizada por la Universidad de Verano de Teruel, el Ayuntamiento de Alcañiz y el Grupo La COMARCA, hizo posible que reporteros deportivos de todos los medios de comunicación aragoneses participaran en este seminario sobre información deportiva que llevaba por título general el de “Otro modo de contar”. Además de la presencia mayoritaria de profesionales aragoneses, cabe señalar que entre los 26 ponentes fue muy superior la representación de profesionales del grupo Prisa o de su entorno, que la de otros holdings de empresas de la comunicación.

El alcalde quiso dar trascendencia oficial e institucional al curso con la presencia de la Secretaria de Estado para el Deporte Irene Lozano, que lo inauguró. 


Veteranos ilustres

Alfredo Relaño (Madrid, 1951) es sin la menor duda uno de los más ilustres e ilustrados periodistas deportivos españoles del momento. Su presencia en Alcañiz puede ser considerada como uno de los mayores logros de los organizadores del curso de periodismo 2020. Director del diario deportivo AS durante 23 años (1996-2019), Relaño empezó a ejercer su profesión hacia 1970. Es, por lo tanto, deudor y sucesor de los periodistas deportivos de Marca, As (Madrid) o el Mundo deportivo (Barcelona) de épocas ya lejanas, cuando las autoridades informativas en el deporte español eran Matías Prats, Antonio Valencia o don Pedro Escartín, por ejemplo. Los periódicos de mayor tirada en España eran, entonces, con una gran diferencia sobre los demás, los diarios deportivos, en especial los de Madrid y Barcelona.

Relaño es además autor de numerosos libros relacionado con el deporte en general y el fútbol muy en particular. El hoy presidente honorario de AS es uno de los principales, quizá pionero entre ellos, escritores literatos del deporte. Títulos como “366 historias del fútbol mundial que deberías saber” o “El fútbol contado con sencillez” llevan su firma. Es coautor, además, con Enrique Ortego de “Gracias, Vieja”, libro entrañable sobre las memorias del futbolista ya fallecido, Alfredo Di Stéfano. Alfredo Relaño lo ha conocido todo en el mundo de la información deportiva. Su ponencia en el curso de Alcañiz, compartida con Ortiz Remacha, llevaba un título un tanto audaz, casi provocador: “La emoción del directo, ¿importa el soporte? Análisis y evolución de la prensa deportiva durante las últimas décadas”. Sin embargo, Relaño hizo frente al reto con apelaciones a la historia, dada su larga experiencia, pero él no entra en las grandes polémicas que se dan desde hace años entre los profesionales deportivos de la información y procura, cuanto más puede, ser un periodista imparcial e incluso objetivo, dos cualidades o virtudes informativas que tantos y tantos profesionales o comunicadores del momento rechazan como indeseables, utópicas e imposibles de alcanzar.

La organización del curso decidió que la primera ponencia fuera compartida y a Relaño le colocaron como compañero ponente al radiofónico deportivo aragonés Paco Ortiz Remacha, así conocido para distinguirlo, al menos en sus primeros años de vida profesional, de su padre, Paco Ortiz, inolvidable locutor y reportero de Radio Zaragoza en los tiempos de Lisardo de Felipe o José Juan Chicón, por ejemplo. Ortiz Remacha es hoy presidente de la asociación de periodistas deportivos de Aragón y trabaja como jefe de deportes en la redacción de Aragón Radio. Remacha afirmó en Alcañiz que “el periodismo deportivo es periodismo de felicidad” . Gritar gol o festejar un triunfo produce mayor felicidad, desde luego, que tener que informar sobre el estadio de la Romareda que se cae a trozos, sobre si ahora que el Huesca está en Primera mientras en segunda sigue el Real Zaragoza hay que abrir el informativo con los oscenses o con los zaragozanos. Y la misma situación de los ahora entrenados por Rubén Baraja tampoco es que produzca demasiada felicidad precisamente ni a los aficionados ni a los periodistas deportivos.

MOTORLAND Y LA AFICIÓN AL DEPORTE DEL MOTOR EN ALCAÑIZ Y EL BAJO ARAGÓN ESTUVIERON EN LA MOTIVACIÓN PRINCIPAL PARA DEDICAR EL SEGUNDO CURSO DE PERIODISMO A LA INFORMACIÓN DEPORTIVA.



Convulso mundillo del deporte

En realidad el ámbito del deporte es un micro cosmos, un pequeño mundo, pongamos que un mundillo, en el concierto general de la sociedad global moderna. Pero este mini mundillo tiene, sin embargo, enormes repercusiones sociales y vive hoy un momento convulso sin precedentes en la reciente historia de España. Los profesionales de la hora presente está divididos, al menos en estos dos grandes grupos: unos periodistas deportivos piensan y lo defienden a yugular inflada en encendidas tertulias de radio o televisión, que cualquier profesional tiene derecho a mostrarse forofo y seguidor del Barça, del Madrid o de cualquier otra entidad deportiva. Porque la objetividad y la imparcialidad no existen y ni –afirman- “puñetera falta que hace”. Y en este ruedo ha tenido que lidiar, por ejemplo, Alfredo Relaño, que seguro que siempre creyó en la objetividad como meta alcanzable, aunque complicada, ha tenido que lidiar, digo, con un Tomás Roncero, brillante escritor en AS, pero que se enciende defendiendo al Real Madrid en plató de tertulia porque es mucho más merengón que el mismísimo ultra poderoso presidente Florentino Pérez. Hace unos cuantos años, estos periodistas-forofos-hinchas eran para el popular José María Gacía unos “abrazafarolas”.

El otro grupo de profesionales lo integran aquellos que no aceptan la información ‘amarilla’ o sensacionalista por encima de todo. El programa, por ejemplo, ‘El Chringuito’, que dirige el periodista catalán afincado en Madrid, Josep Pedrerol, es rechazado por otros prestigiosos profesionales de la información deportiva, como José María Maldonado, Jorge Valdano, Enrique Ortego, Santiago Segurola o el recientemente fallecido Michael Robinson, que nunca han aparecido por el plató de Pedrerol, pese a que algunos de ellos, como el propio Robinson, trabajaron muchos años con el catalán en diversos programas informativos sobre deporte.

El periodismo deportivo está hoy lleno de supuestas estrellas de la radio o la televisión, preferentemente. Y todas quieren brillar las que más. Y se tiran, claro, los trastos a la cabeza en más de una ocasión. Lo hacen en público a tumba abierta, en unos programas que son más shows que otras cosas. Todos conocemos la vida y milagros de estas estrellas porque en una tertulia se debate más de cuestiones colaterales al deporte y personales, muy personales, que de los acontecimientos propiamente deportivos. Algunas de las tertulias deportivas son pura bronca hasta tal punto que no se sabe muy bien si el enfrentamiento es real o se trata de una representación teatral.

Otra cuestión sustancial en el mundillo deportivo español es la publicidad. A ella se refirió Relaño en Alcañiz. Pero lo principal en este aspecto es que hoy los periodistas son unos auténticos publicistas en vivo y en directo. Y representan, teatralizan la publicidad. Hoy un joven periodista que informa sobre el Madrid, se levanta para publicitar chancletas de playa, cocinas ultra modernas o vinitos de dulce cosecha castellana, como lo hace en el programa ‘El Chiringuito’, el veterano periodista Iñaki Caño. De Radiogaceta de los deportes en RNA, Iñaki, hoy, en televisión o en la radio, tanto monta para él, puede hacer publicidad de lo que quiera con una capacidad de persuasión que se tiene que pagar a doblón. Pero, ¿es así? ¿Se paga como trabajo extra esa publicidad a los periodistas? Bueno, bueno, esto plantea muchas más cuestiones que quedan en el aire. Hablen, hablen, con comunicadores de última hornada en prácticas.

Y no olvidemos las casas de apuestas. Este es un apartado donde hay mucho que denunciar pero que nadie denuncia como no sea Miguel Ángel Revilla, el presidente de Cantabria. También los periodistas deportivos de hoy desmenuzan y explican todas las variables sobre las apuestas deportivas que ya no son como las quinielas en la que se jugaba a acertar el resultado con el 1, la X o el 2. Ahora se apuesta por cuestiones que el público justamente sabía antes de ahora que se puedan producir en torno a un partido de fútbol. Y ya al principio de temporada se puede apostar por qué club será el vencedor de la Liga o cuáles los que descenderán a segunda división. Es que hay quien vive en constante apuesta desde que se levanta hasta a que se acuesta. Y lo peor es que muchos de estos ludópatas se inician como apostantes ya en la adolescencia.

Por fin, es preciso señalar que entre los informadores del deporte ha entrado ya la política. El 23F de 1981, el infatigable José María García, líder de la información deportiva en España durante mucho tiempo, se metió en la unidad móvil de la SER y estuvo toda la noche informando sobre el último instante del asalto al Congreso de los Diputados. Normal y loable, aunque cierto es que a García le gustaba demasiado estar en todo. Pero es que hoy , en plena pandemia, en todas las secciones de los periódicos se ha informado e informa del coronavirus, como es fácil entender. Pues bien, entre col y col, lechuga. Ahora, en la última tertulia deportiva que uno pueda escuchar será muy difícil que tras el comentario sobre el debut del charrúa Luis Suárez en el Atlético de Simeone, no le sirvan al radioescucha una opinión sobre la situación de la pandemia en Madrid y acerca de quien tiene la culpa de la situación así como sobre cuál es la institución más competente e idónea para enmendar la papeleta. Y claro, entiéndanme, si la emisora en la que sigue el partido del Wanda Metropolitano es tal, culpable de todo será el Gobierno de Pedro Sánchez. Si, en cambio, sigue usted los balonazos por otra cadena radiofónica, todos los reproches serán para Pablo Casado, como si él hubiera errado el último disparo a puerta.

Al filo de lo imposible

Los 45 alumnos del segundo curso de periodismo de Alcañiz tuvieron ocasión de escuchar experiencias de profesionales de la información deportiva, como la de Sebastián Álvaro, creador y director del popular programa de TVE, ‘Al filo de lo imposible’. Otro de los periodistas que acaparó la atención de los alumnos fue Javier Matallanas, director de As Televisión y contertulio en varios programas deportivos. Matallanas es, al igual que Relaño aunque mucho más joven que él, uno de los profesionales no especialmente señalados por su adscripción a los programas deportivos de mayor tirón populista.

Pero una jornada de especial interés en el desarrollo del curso fue la que se vivió en torno a Motorland. El deporte en Alcañiz está relacionado de forma muy estrecha con el motor desde hace muchos años, desde los tiempos de las carreras en el Circuito Guadalope. “Este deporte es mitad negocio y mitad deporte”, afirmó hace años el campeón español de la F1, Fernando Alonso. La aparición de Motorland ha incrementado la afición por el deporte motorizado en Alcañiz y en todo el Bajo Aragón hasta alcanzar unos niveles de aceptación social desconocidos hasta hace poco. Aceptado con cierto recelo en algunos círculos sociales, desde dentro, sin embargo, los aficionados al deporte del motor se consideran “una gran familia” algunos de cuyos miembros recorren los cinco continentes asistiendo a los grandes premios.

El veterano profesional del Grupo La COMARCA Javier Vílchez lo explica muy bien cuando afirma que “respecto al motor tengo la suerte de haber nacido en Alcañiz porque desde niño he vivido las carreras en el Circuito Guadalope y de muchas maneras. Tanto como espectador y realizando los directos de radio en los grandes premios, como formando parte de los comisarios, por lo que tener Motorland y poder disfrutar de estos acontecimientos internacionales es una gozada”.

Estas impresiones y otras semejantes, cada vez más extendidas, explican por qué el segundo curso de Periodismo ha estado dedicado a la información deportiva: porque las competiciones en las distintas modalidades del motor son, ante todo, pruebas deportivas y este deporte rey en Alcañiz y el Bajo Aragón es el que ha sido la motivación decisiva para tratar del deporte en el segundo curso sobre periodismo. Los retos que en este sentido todavía quedan por batir en este mundo del deporte del motor, hacen que los expertos y los aficionados tengan todo un gran camino por recorrer o una gran montaña por escalar. Como si se tratara de todo un deporte de aventura en un nuevo ‘Al filo de lo imposible’.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario