#ManonAubry - Pandora papers: el enésimo escándalo financiero

Una larga lista de políticos, empresarios, artistas y deportistas de primer nivel han utilizado diferentes estrategias de evasión fiscal para pagar menos impuestos, señalados ahora en los “Pandora Papers”

Pandora papers: el enésimo escándalo financiero

Terminemos con la infernal maquinaria de la evasión fiscal


Llevo diez años luchando contra la evasión fiscal y he perdido la cuenta de los escándalos que he seguido: Pandora Papers, Panama Papers, Paradise Papers, LuxLeaks, Swissleaks, Bahamas Leaks, Malta files, OpenLux, LuxLetters… La lista es interminable y, sin embargo, cada nuevo escándalo me hace enfurecer de la misma manera. El escenario es siempre igual: un puñado de privilegiados nos está robando, frente a nuestros ojos, mientras el resto de la humanidad se derrumba. Un puñado de privilegiados nos privan de hospitales, asistencia social, salarios dignos. Un puñado de privilegiados nos condenan al cambio climático. Un puñado de privilegiados participa en un sistema que financia el peor tráfico y los peores criminales.

Pero me siento muy sola con mi rabia en el pequeño mundo político de hoy. Las reacciones nunca están en relación con la magnitud del atraco, cuando no vienen simplemente de oportunistas, que fingen estar indignados durante unos segundos mientras nunca han hecho nada al respecto. ¿Será que estamos ya acostumbrados a que la evasión fiscal sea un ruido de fondo, una parte intangible de nuestro sistema económico con el que tenemos que lidiar? Me niego a resignarme a ello. Estoy indignada con la misma fuerza por los miles de millones robados a los Estados que por la debilidad de la reacción política. En este sentido, hay que otorgar un premio a la Unión Europea, que, en medio de este escándalo, ha encontrado la manera de sacar a tres países de su lista de paraísos fiscales ya casi vacía (sí, lo has leído bien), incluida Seychelles ¡que está en pleno corazón de Pandora Papers!

¿Se han vuelto locos estos líderes políticos? Ni mucho menos. La otra lección de los Pandora Papers es que los defraudadores de impuestos son los mismos que afirman luchar contra la evasión fiscal. Bien podría decirse que es como poner el zorro a cuidar las gallinas. El número de políticos atrapados en este escándalo atestigua esto. Hay jefes de Estado (¡35 nada menos!), Primeros ministros, funcionarios electos... Entre ellos, encontramos a algunos de los habituales complacientes o incluso organizadores de la evasión fiscal.


Algunos políticos defraudadores de primer nivel

El ministro de Finanzas de los Países Bajos, gran aliado de Macron, que impartía lecciones de austeridad a toda Europa y que, en lo más alto del conflicto de intereses, participó en la elaboración de la lista de paraísos fiscales ... mientras invertía él mismo en dichos paraísos: no es de extrañar que esta lista esté casi vacía.

Un exrepresentante electo de la Asamblea Nacional brasileña y ministro de Economía de Bolsonaro: la extrema derecha que protege a los poderosos mientras afirma defender a los pobres.

Tony Blair y Dominique Strauss-Kahn: los socialdemócratas que destruyeron a la izquierda haciendo discursos presupuestarios "serios" mientras se negaban a pagar sus impuestos.

He estado trabajando en el tema, y hace unas semanas ya solicité en nombre de mi grupo de izquierda en el Parlamento Europeo que se estableciera una comisión de investigación. La respuesta: silencio por parte de los otros grupos políticos (populares, socialdemócratas, liberales, extrema derecha): ¿seguirán cubriendo a los cómplices de la evasión fiscal masiva?

La evasión fiscal es, por supuesto, posible gracias a la constelación de intermediarios financieros, bufetes de abogados y banqueros que mantienen la máquina en funcionamiento. Pero la presencia de políticos en la lista de tramposos nos dice que este sistema no es solo industrial: se ha institucionalizado. Estados enteros han hecho uso de sus instituciones para la evasión fiscal. Y su personal político actúa como el agente comercial. Ellos son los que permiten que grandes fortunas, ricos industriales y grandes patrones escondan impunemente su dinero. Cuando Macron se oponía a la transparencia fiscal a nivel europeo, cuando los líderes de los paraísos fiscales europeos bloqueaban todas las medidas de armonización fiscal, cuando la extrema derecha siempre quiere bajar los impuestos de los más ricos y desregular las finanzas, están protegiendo los intereses de estas grandes fortunas.

Tantos años de estas políticas han terminado por llevarnos a una sociedad de privilegios, donde algunos se enriquecen a expensas de otros. Porque las fortunas de estos privilegiados no surgen de la nada. Es el resultado de la explotación del trabajo ajeno, de los salarios de miseria que los grandes patrones fraudulentos siguen recortando. Es el fruto de la explotación igualmente salvaje de los recursos naturales, que unos pocos se están apropiando y destruyendo con consecuencias catastróficas para toda la humanidad. Se transmite por herencia, por amiguismo, por matrimonio, como en el pasado se transmitía un título de nobleza.

Para detener este mecanismo, es necesario reformar todo nuestro sistema económico. La evasión fiscal no es inevitable. Durante 10 años, primero en Oxfam y luego en el Parlamento Europeo, he estado repitiendo las mismas soluciones, que solo requieren una cosa: voluntad política. Los evasores de impuestos son como vampiros, odian la luz. En lugar de esperar un escándalo tras otro, es urgente imponer una transparencia total para no de depender de los denunciantes.

Por tanto, no habrá lucha contra la evasión fiscal sin abordar el primer eslabón de la cadena: los paraísos fiscales. Necesitamos una lista real; no una carta blanca para la evasión fiscal con solo 9 estados (que incluye pequeñas islas del Pacífico como Guam y Palau, pero no los países que tenemos asociados a los escándalos fiscales) sino una lista negra real, incluso con países europeos como Irlanda o Luxemburgo. Si la Unión Europea no es capaz de hacerlo, debemos hacerlo sin demora a nivel de cada Estado, para proteger nuestros ingresos fiscales. Finalmente, debemos asegurarnos de que aquellos obligados a pagar impuestos en nuestros países, tanto los ricos como las grandes empresas, pagan su parte justa de impuestos con un impuesto universal, pagado independientemente de la residencia o arreglo financiero.

Estas son las propuestas que seguiremos impulsando. Aquellas por las que lucho desde hace 10 años. Un período en el que llegué a una conclusión: las cosas no cambiarán hasta que no sean llevadas directamente al poder. En Francia, será en 2022.■



¿Qué son los Pandora Papers?

Pandora Papers es una filtración de datos masiva, que fue publicada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) por entregas, a partir del 3 de octubre de 2021; sin precedentes en tamaño, esta investigación periodística documenta a los beneficiarios finales de sociedades establecidas en jurisdicciones secretas (offshore).

Esta nueva filtración de datos afecta a más de 330 políticos y funcionarios públicos de casi 100 países, incluidos 35 jefes de estado o de gobierno actuales o anteriores.

Reveló cómo las personas adineradas, incluidos políticos, delincuentes y celebridades, son asistidas por intermediarios (como bancos, contables y bufetes de abogados), para diseñar estructuras corporativas complejas registradas en jurisdicciones secretas o paraísos fiscales, en estrecha cooperación con proveedores de servicios profesionales extraterritoriales, para eludir sus ingresos y sus activos de una fiscalidad justa y un escrutinio en nuestros países.

Según el Observatorio Fiscal de la UE, la cantidad de riqueza financiera mantenida en paraísos fiscales en 2017 fue de 7 900 000 millones de euros (casi 8 billones de euros). En la UE, afirman que alrededor del 11% de la riqueza neta total de la UE, o 2 300 000 millones EUR (2,3 billones de euros), se mantiene en el extranjero.

El escándalo se reveló justo antes del Pleno del Parlamento Europeo del 1 de octubre.

 
Manon Aubry
Eurodiputada de France Insoumise
Co-presidenta del Grupo The Left, Parlamento Europeo
 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario