#JavierEscorza - Incendios forestales

La Cuadrilla Helitransportada de Alcorisa recoge todo su equipamiento una vez sofocado un pequeño incendio forestal catalogado como conato y originado por un rayo como consecuencia de una tormenta de verano. Los equipos de prevención y extinción trabajan todo o buena parte del año realizando trabajos selvícolas para estructurar mejor las masas forestales de cara al fuego y cuando sucede el incendio actúan directamente en la extinción, siendo las cuadrillas helitransportadas las que suelen ser las primeras en llegar. Fotos: Javier Escorza.


Incendios forestales


Resulta satisfactorio ver pasar el verano observando que nuestros montes apenas han sido afectados por la tragedia de los incendios forestales. A nivel europeo, ha sido un verano duro y difícil respecto a los incendios forestales, siendo casi todo el arco mediterráneo noticia por los enormes incendios habidos, con el resultado de miles y miles de hectáreas de montes y entornos naturales arrasadas por las llamas. También han sucumbido bajo las llamas viviendas, edificaciones agrarias y de otra índole, llevándose el fuego por delante numerosos bienes materiales, acarreando a su vez la muerte de numerosos animales tanto domésticos como silvestres, y lo más trágico de todo, las considerables pérdidas de vidas humanas.

Los datos de la costa oeste americana ya empezaron siendo terribles; la ola de calor del principio del verano trajo temperaturas altísimas, inusuales en esas zonas de ambientes frescos, provocando incendios capaces de arrasar enormes superficies forestales, y desencadenando entre la propia ola y los incendios, demasiadas muertes humanas en varios estados de EEUU y Canadá, poniendo de relieve que semejante fenómeno extremo de temperaturas, solo puede ser explicado por las consecuencias de lo que ya hoy denominamos cambio climático. Algo más al sur, en el estado norteamericano de California, un solo incendio devoraba la friolera cantidad de 200.000 hectáreas, equivalente a la séptima parte de la provincia de Teruel.

Pero poniendo el foco en nuestro entorno mediterráneo, vemos que también ha sido un verano devastador: el oeste de Turquía, Grecia, Italia (especialmente Sicilia y Cerdeña), la Costa Azul Francesa e incluso Argelia han tenido incendios forestales terribles con imágenes devastadoras, donde las llamas han asolado enormes superficies boscosas, viviendas, propiedades agrícolas y ganaderas y llevándose por delante decenas de vidas humanas. La península ibérica tampoco se ha librado de semejante ola de fuego, habiendo numerosos incendios por muchos de los territorios autónomos, quedando muchos de ellos en conatos y otros que evolucionaron a mayores, no pasaron de incendios de tipo medio con decenas o unos pocos de cientos de hectáreas afectadas. Hasta que llegó el incendio de la sierra de Ávila que como consecuencia de una avería en un vehículo que circulaba por la carretera nacional, ardió el motor, y poco a poco se pasó el fuego a la cuneta, de la cuneta al monte y una vez cogió fuerza el fuego, ha devastado unas 22.000 hectáreas, ocasionando enormes daños ecológicos, económicos, agrarios y en infraestructuras. Se considera el incendio más grande acaecido en la comunidad de Castilla León en toda su historia.


Situación de Aragón

La comunidad aragonesa ha podido defender este verano, hasta el momento, sus montes y su patrimonio natural. Hemos tenido fuertes olas de calor, días de grandes tormentas y numerosos rayos, que muchos de ellos han prendido el monte: ha habido algunos accidentes y diversas negligencias, pero la rápida actuación de los operativos de prevención y extinción de incendios forestales ha permitido conseguir sofocarlos con inmediatez y eficacia, dejando estadísticamente a la mayoría de ellos en la categoría de conatos. Sirvan estás líneas de reconocimiento a todas las personas que conforman ese operativo de incendios y que su trabajo, no exento de riesgos, es parte también de esa sensación comentada al principio de satisfacción.

El comportamiento humano y sus actitudes en los montes es determinante para minimizar los incendios forestales. Hoy en día son muchas las actividades que se realizan en los entornos naturales y hay muchas circunstancias que pueden desencadenar un incendio, por ello la responsabilidad en el medio natural es esencial para evitarlos.

En una comunidad como la aragonesa, con muchos incendios producidos por rayos de tormentas secas, que además se repiten cíclicamente pudiendo desarrollarse de forma muy intensa y con un futuro marcado por un cambio climático que parece inevitable, episodios con incendios de enorme gravedad pueden aparecer en nuestros bosques, por ello es necesario confiar en los profesionales del sector que desarrollan los trabajos de gestión forestal y son parte de los equipos que trabajan en la prevención y en su caso en la extinción de los incendios forestales.■


Esta foto muestra el efecto e impacto que un incendio deja en un monte. En este caso se trata de un incendio de tamaño relativamente pequeño y una vez sofocado y extinguido, la zona quemada y ya carente de vida contrasta con su color marrón con el verde de la vegetación colindante y que pudo salvarse gracias a la actuación rápida de los equipos de prevención y extinción que contaron en este caso con varios medios aéreos, además de los terrestres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario