#JoséMiguelCelma - Convencidos y convincentes

La cúpula del PP, junto a Ayuso celebrando la victoria en las elecciones de la Comunidad de Madrid.


Convencidos y convincentes


Han pasado ya unos días desde la celebración de las elecciones madrileñas y parece que el contexto político de nuestro país comienza a dibujar unos cambios muy importantes. Podría parecer que no tiene lógica hablar de ello en una publicación bajoaragonesa, pero se ha visto que lo que sucede en otros territorios agita en buena medida el tablero político del resto del país.

En poco tiempo hemos podido ver que dos Comunidades españolas han tenido elecciones, en dos lugares muy simbólicos y con dos contextos diferentes. Una que pretende volver a transitar el camino de la inconstitucionalidad y del pulso al Estado, mientras que la otra ha dado la voz al pueblo para evitar que se decida en los despachos lo que debe determinar la ciudadanía.

Cataluña sigue siendo el territorio en el que sus dirigentes llevan al ciudadano hacia un fin inconstitucional y donde los intereses de un gobierno cada vez más flaqueado por las diferencias entre los socios, a los que solo le une sus intereses rupturistas con España, está llevando a la sociedad a un lugar con múltiples perjuicios y casi ningún beneficio. Es la consecuencia de la forma de trabajar de unos dirigentes más preocupados por sus intereses que por el de los ciudadanos. Así sucede con un Ejecutivo que da más luz a los presos y fugados que a las políticas que deberían mejorar la vida de la gente.

Por otro lado, en la Comunidad de Madrid se vivieron unos hechos completamente diferentes. Un movimiento estratégico en Murcia, con el riesgo que entrañaba en otros lugares de nuestra geografía, provocó que la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, diera la voz a los madrileños. Que eligieran ellos mismos quiénes tenían que dirigir los destinos de su región los próximos dos años, no los que habían mostrado más interés en el beneficio de sus formaciones que en el de la sociedad.

Los madrileños han hablado y lo han hecho muy claro. Apostaron por quienes desde el primer momento defendieron sus intereses, quienes propusieron medidas desde el inicio de la pandemia y quienes han tenido que defender ante los medios su manera de comportarse y actuar, frente a los ataques furibundos de La Moncloa. En definitiva, quien gestionó y se olvidó de la propaganda, frente a los que dedicaron su tiempo a destruir a sus adversarios. Esto en la crisis sanitaria más grave en los últimos cien años.

Los españoles merecemos mucho más y mejor que lo que tenemos en muchos casos, como ejemplo en Cataluña. Y no puedo sino dar mi más cálido apoyo a los vencedores de los comicios en la Comunidad de Madrid porque han demostrado que hay otra forma de hacer las cosas. Ahora que puedan gobernar con una oposición constructiva por el bien de los madrileños y también de los españoles.■

No hay comentarios:

Publicar un comentario