#cyc72Editorial - Todos los trabajadores son imprescindibles


Las noticias sobre las nuevas vacunas durante los últimos días parece que nos están haciendo ver la luz al final de este largo túnel que ha supuesto los efectos de la pandemia tanto a nivel sanitario, como social y económico.


Sin embargo, a día de hoy y muy posiblemente durante los próximos meses, la situación no va a cambiar mucho, manteniéndose las actuales medidas sanitarias y de distanciamiento social. Tendremos que esperar a que se confirme la eficacia de estas vacunas en la práctica real y a un masivo proceso de vacunación de la totalidad o gran parte de la población, con lo que todo ello supone a nivel de logística. Lo que supone irnos prácticamente al verano para que la situación se empiece a normalizar.

Seis meses de este contexto socio-sanitario supone el estrangulamiento económico de muchas pequeñas y medianas empresas, así como autónomos en los que sus negocios dependen de la movilidad y el contacto social, como hostelería, empresas de turismo, pequeño comercio, servicios deportivos y de salud, etc. Medio año más con horarios, aforos y movilidad reducida supone el cierre o la ruina de muchas familias trabajadoras de este país, en el que nuestro tejido productivo se ha orientado tanto estratégicamente como por motivos socio-culturales a negocios en donde el contacto social es fundamental.

Si les pedimos a todos estos sectores el esfuerzo de parar o trabajar menos, para tener a la pandemia controlada y que no repercuta en el resto de la sociedad, de justicia es que el resto de sociedad reconozca este esfuerzo y ayude a estos sectores.

Todos los trabajos son imprescindibles, porque detrás hay trabajadores y familias igual de importantes que los que tienen trabajos de los llamados esenciales. Por lo tanto es fundamental seguir con las políticas de cobertura social iniciada con los ERTES, y apoyar el resto de gastos que supone mantener una empresa, que no está pudiendo trabajar para pagar sus gastos como alquiler, suministros, etc.

Pero sobre todo es fundamental volcarse con los sectores populares más desfavorecidos, con medidas como las recientemente aprobadas de prohibir los desahucios o los cortes de agua, gas y electricidad mientras dure esta crisis sanitaria. Así como seguir agilizando la concesión del Ingreso Mínimo Vital, que es la única garantía real de evitar actualmente la pobreza en miles de hogares españoles.■

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario