Enrique Villarreal 'El Drogas': «La música que hago me tiene que hacer sentir que soy un pellizco en el culo del personal»


Enrique Villarreal Armendáriz (Pamplona 1961) más conocido como “El Drogas”, guitarrista y vocalista del legendario grupo Barricada. Con 61 años cumplidos, El Drogas sigue con el rock e incorporándose a otros ámbitos como la literatura o la memoria histórica. Un referente de la cultura española de las últimas décadas que aun tiene mucha mecha para seguir dando guerra. Lo entrevistamos con motivo del documental biográfico estrenado el pasado 25 de septiembre. Por Pepa Parra 

El pasado 25 de septiembre se estrenó un documental que hace un repaso por tu vida, ¿qué esperas de él, por qué ahora?
Para empezar quiero agradecer a Natxo Leuza que ha cosido la historia y le ha dado sentido al documental. Yo realmente lo que espero es que se vea la historia del personaje dentro del contexto de los momentos vividos.

Participan Fito, Cristina Rosenvingue, Rosendo… ¿te hubiera gustado que participara alguna persona más y que por circunstancias no lo ha hecho?
Bueno yo creo que los que están, son. Y que no están todos lo que son está claro. Yo tengo muy buenas relaciones con muchísima gente y no podía salir todo el mundo. Al final la elección ha sido de Natxo Leuza.

Según he escuchado a Natxo Leuza, lo más sorprendente del documental va a ser verte con tus dos nietos. ¿Tú crees que es por la imagen canalla que puedes transmitir o por bajar al artista del escenario y verlo más en el plano familiar?
Yo creo que es más por ver a uno en el plano familiar. También creo que va a llamar la atención la relación que mantengo con mi madre durante su enfermedad de Alzheimer.

En alguna ocasión te he oído decir que la vida es crisis. ¿Tú crees que la crisis es para todos igual o simplemente va por barrios?

Bueno yo he utilizado el término crisis como movimiento. Parece que a veces te metes en una rutina de trabajo, familia, etc. Pero no tiene porqué ser así. La vida es una escuela de aprendizaje para quien quiera aprender y yo me considero un buen alumno. Procuro escuchar a los demás y poner en duda mis propias convicciones, y creo que esto está muy bien, porque te toca tener un punto crítico en muchos temas.

Hablando de temas polémicos o críticos, el tema de Barricada de 1986 “Okupación” ya en su día generó mucha polémica. Y precisamente ahora en el Congreso de los Diputados se está llevando a debate este tema. ¿Tú crees que tiene tanta importancia para que este asunto se esté debatiendo en el Congreso?
Este tema lo ha llevado un partido político que es más ocupa que otra cosa… El fenómeno de la ocupación habría que analizarlo de manera seria. La pregunta es: ¿qué personas dirigen las mayores compañías de seguridad de este país? Y posiblemente en esa respuesta nos llevaríamos alguna sorpresa.

¿Dedicarías en este momento a algún político tu tema “Lentejuelas”?
Bueno quizás me lo dedicaría a mi mismo. El tema de la farándula, los focos y las lentejuelas me gusta. Con respecto a los políticos, bueno hay que decir en primer lugar que no todos son iguales, pero algunos sí dejan mucho que desear. Deberían ser un ejemplo a la paciencia y la cordialidad para transmitir esos valores a la sociedad, sin embargo algunos están haciendo todo lo contrario.

En el documental aparece el emblemático lugar del fuerte de San Cristóbal, que se reconoce como zona cero de 1936. En este momento de tanta crispación política hay alguna zona cero, persona cero o fecha cero?
En propio Congreso de los Diputados podría ser una zona cero, pero también instituciones como la judicatura, el Consejo Superior del Poder Judicial, los militares, la iglesia, la monarquía, la banca o los grandes medios de comunicación pagados por la oligarquía económica de este país.

¿Cómo crees que hubiera sido tu vida de hacerle caso a tu madre para trabajar en la Volkswagen?
A mi madre le costó mucho esfuerzo sacar adelante la familia por eso quería un futuro para mi que ella consideraba bueno. Y el tema de la música pues era más incierto. Posiblemente mi madre hubiera tenido razón si su hijo no hubiera sido tan cabezón.

Hace poco estuviste en el Festival de Vigo, con las correspondientes medidas sanitarias de la pandemia, ¿cómo estás viviendo este momento?
El tema está muy jodido por la gente que tienes alrededor, como los técnicos que lo están pasando muy mal. Y los músicos económicamente también pero por lo menos estamos quedando a ensayar. Eso que se dice que los artistas viven del aire a veces es verdad porque mientras estás ensayando no te preocupan otras cosas.

En estos momentos quisiera darle todo el protagonismo a los trabajadores que hacen posible las actuaciones y también al público que acude porque tienen que estar sentados durante 3 horas y con la mascarilla puesta.

Ahora te hago algunas preguntas que me ha mandado Sergio Roselló: ¿Crees que la etiqueta del “rock radical vasco” os ha perseguido siempre? Y, ¿qué tenéis que ver con Eskorbuto o La Polla Records?
En principio la etiqueta de “rock radical vasco” se nos puso para diferenciarnos de la “movida madrileña” y también porque marca diferencias reales con lo que estaba sucediendo en Madrid y en Euskadi. Por ejemplo con los grupos vascos no había ningún problema entre nosotros incluso aunque tuviéramos distintos estilos musicales (Kortatu, Eskorbuto, Ángeles del Infierno, Zarama, etc.) Sin embargo no pasaba lo mismo en Madrid donde era difícil juntar distintos estilos. Por ejemplo hubo una batalla campal en un concierto de Obús y La Polla Records.

Y en los 80, ¿tú crees que había quién decidía quién actuaba y quién no en Euskadi o crees que pasaba como ahora que el Ayuntamiento de turno decide quién toca y quién no?
A nosotros normalmente no nos han contratado directamente los ayuntamientos sino la asociación juvenil del municipio. Otras veces eran giras autofinanciadas. Recuerdo que la primera vez que fuimos a Alcañiz fue con La Polla Records en 1983 y bueno eran tiempos en los que estaba todo por hacer y los que no montaban un grupo te organizaban una oficina para montar festivales.

¿Y del Rock and Roll “way of live” qué te queda?
De esa coletilla de Rock and Roll como religión me queda poco porque nunca la he tenido. Pero como forma de transgresión claro que me queda. Continuo pensando que esa forma de expresión tiene que tener algún grado de crítica al sistema, por lo menos me tiene que hacer sentir que soy un pellizco en el culo del personal.

Para finalizar, ¿El Drogas hace poesía para niños?
Bueno sí… hay niños de 90 años. Saqué un libro titulado “Las zapatillas de volar” con unas ilustraciones muy bonitas de Idoia Zufiaurre y yo hacía los escritos; muy enfocados al público infantil, pero ya he dicho antes que el público infantil puede tener una edad como la mía de 61 años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario